Socialeaters

No hay nada como la comida

Diferentes maneras de cocinar huevos

Hay un montón de formas de cocinar un huevo, y cada una sirve para una o varias preparaciones diferentes. Los huevos son una gran opción para todo el día, desde el desayuno hasta la cena, son económicos, fáciles de preparar, se cocinan rápidamente y nos aportan proteína de alto valor biológico.

Aquí tienes unas cuantas ideas para preparar tus huevos la próxima vez.

Diferentes maneras de cocinar huevos

Cocidos o duros

Un huevo cocido o duro se cocina con cáscara en agua hirviendo. Lo de duro viene de la consistencia de la clara y la yema. Llena un cazo con suficiente agua para cubrir los huevos y ponlo a hervir. Cuando llegue a ebullición, cuenta de 10 a 12 minutos antes de sacarlos. Nada más sacarlos, ponlos en agua fría para detener el proceso de cocción y poder pelarlos mejor.

Pasados por agua

También se hierven con cáscara en agua hirviendo, pero se acorta el tiempo de cocción a más de la mitad. Esto crea un huevo semilíquido, con la clara y la yema colgando. Generalmente se dejan 3 o 4 minutos.

Se suelen servir en una huevera individual en posición vertical, con la cáscara entera para poder comerlo con una cuchara. Se presiona con cuidado la parte superior con una cuchara y se come el interior. También se puede servir en una tostada o en las sopas.

Revueltos

Es, como su nombre indica, un revuelto de la clara y la yema que se cocina en una sartén hasta que esté cocido. El peligro de estos huevos revueltos es tenerlo demasiado tiempo y que se quede seco. Por eso hay diferentes consistencias, dependiendo del tiempo de cocción.

Para que quede más cremoso, se puede añadir un poco de leche o nata, y no dejarlo tanto tiempo al fuego. También hay que removerlo constantemente una vez añadido el huevo, y no deja que se esparza por la sartén, pues cuando se separa, se cocina más rápido.

La consistencia ideal es un punto medio entre los huevos colgando, y húmedos.

Los revueltos son perfectos para una tostada con mantequilla, sal y pimienta negra.

Frittatas y tortillas francesas

Para hacer una tortilla o una frittata, hay que batir los huevos en un recipiente aparte, y añadirlos a la sartén engrasada hasta que se cuajen. Se pueden añadir por encima otros ingredientes: queso, carne, verduras, cualquier cosa.

La frittata se sirve abierta, mientras que la tortilla francesa se dobla por la mitad.

Fritos

Se puede freír de diferentes maneras:

Escalfados

Añade el huevo sin cáscara en agua hirviendo con un poco de vinagre. El vinagre hará que la clara no se disperse. Envuelve la yema con la clara y deja que se cocinen durante un par d minutos, hasta que la clara se cuaje pero la yema siga líquida.

Cocotte

Se cuecen al baño maría, dentro de un recipiente llamado cocotera. Se mete en el horno durante 2 o 3 minutos hasta que esté parcialmente cuajado.